La tarta nupcial, la protagonista más dulce de la boda

Hagamos un sencillo juego. Cerremos los ojos e imaginemos como sería nuestro evento especial, nuestra boda soñada. Seguro que entre todas esas oníricas imágenes está la de una majestuosa tarta nupcial. Sin duda alguna, es la líder indiscutible del menú, la que se lleva las mejores fotos: es la protagonista más dulce, con permiso de la novia, claro está.

Estarás pensando en qué hay de novedoso en todo esto para estar escribiendo un post sobre tartas nupciales. En realidad… nada, de hecho, hay mucho de tradición en su elaboración, en su corte, en la manera en que se reparte… Pero es cierto que, como todo lo que envuelve a las bodas, también se busca la originalidad y lo diferente. Atrás quedan esas tartas de boda blancas con las figuritas de novios en lo más alto. Y que conste que a nosotros nos encanta también.

Ahora, se juega con las texturas y estilos, todo con el objetivo de sorprender a nuestros invitados. Y lo cierto es que la gran versatilidad de los maestros pasteleros y reposteros hacen que casi todo sea posible. Eso sí, te adelantamos que las ‘naked cakes’ siguen siendo tendencia. Nos referimos a las tartas de boda desnudas. Esta elaboración se caracteriza por no llevar ningún tipo de cobertura (ni fondant, ni frosting ni merengue…). Su secreto reside en dejar ver el bizcocho relleno de crema, y suele estar decorado con frutas o flores.

Otra de las tendencias más de moda es darle a la tarta nupcial un toque dorado. Y la cantidad de oro depende siempre de lo arriesgada que quiera ser la pareja. En cuanto a las texturas, se llevan mucho las hojas en ese tono, repartidas por la superficie de la tarta en pequeñas cantidades.

El momento de corte

Si volvemos al ejercicio de imaginación del principio, entre esas imágenes que se nos vienen a la cabeza cuando imaginamos -o revivimos- el día de nuestra boda, seguro que hay otra en la que nos visualizamos cortando la tarta. Y es precisamente este momento uno de los más tradicionales de toda la celebración. Y es que la tarta nupcial es un elemento que simboliza la primera tarea conjunta de la pareja como recién casados. Cortar la tarta de bodas es una especie de acto ceremonioso que siempre es interesante conservar… Tranquilos, que lo de darse de comer uno al otro es opcional.

El momento del corte de la tarta nupcial es uno de los instantes favoritos de los fotógrafos. Puedes tener una foto general de la escena, un primer plano de tus manos a punto de cortar la tarta, una foto dándoos de comer, otra tirando un trozo de tarta al novio… Y es que como ya os hemos anunciado al principio, la protagonista -al menos la más dulce- es la tarta.

Esperamos que estos consejos os ayuden a elegir vuestra tarta nupcial perfecta. En Marisol Catering & Eventos somos especialistas en la creación de tartas nupciales para bodas, podéis poneros en contacto con nosotros sin compromiso, os atenderemos encantados en el teléfono  948 836 052 ó en el correo info@restaurantemarisol.com