Sí quiero. Dos palabras fáciles de pronunciar, en muchos casos meditadas, directas y, a la vez, con tanto contenido…  que no hay boda sin ellas. Implican la celebración del amor, de uno de los días más importantes en la vida de una pareja. Marcan un antes y un después por lo que cada detalle suma. […]