Copas de colores en tu boda, un brindis a todo color

Copas de colores en las bodas

En cualquier evento, pero en una boda aún más, cada detalle suma. Con lo cuidadosos que somos a la hora de elegir el vestido, el traje, el restaurante, el lugar de celebración… de la misma manera que nos esmeramos en elegir un buen vino, la vajilla no ha de ser menos. Hoy tenemos una propuesta copas de colores para que vuestro brindis sea toda una explosión de color y buenos deseos.

Un poco de historia… Casi cualquier idea hoy en día ya la ha pensado alguien antes y las copas de colores no son una excepción. Este tipo de cristalería estuvo muy de moda hace dos o tres décadas. Ahora se han actualizado de tal manera que se adaptan casi a cualquier estilo de evento nupcial. Los expertos en organización de bodas ya consideran el cómo se engalana una mesa tan importante como la comida y la bebida.

Variedad. Además de las clásicas copas transparentes, las posibilidades hoy en día son casi infinitas. Por ello, lo primero que hay que pensar es en el estilo del evento. Por ejemplo, las copas de colores pastel en tonos rosas sugieren un toque muy femenino, las rojas ofrecen un punto más sofisticado mientras que los azules y verdes turquesa aportan un efecto muy chic; las amarillas y naranjas, crean un ambiente cálido. Otra opción son los degradados, por ejemplo, aquellos que empiezan por un tono intenso en la base que va disminuyendo progresivamente hacia la parte superior. Hay quien recomienda mezclar tanto las copas normales, incoloras, con otras de diferentes colores según sea la bebida.

De diferentes texturas. Es increíble la cantidad de propuestas que existen según la textura de las copas: pueden ser labradas, con relieve, las hay también talladas en forma de círculos o diferentes figuras…

A combinar con jarras y platos. Si sois muy, muy detallistas y os importa la decoración de las mesas puedes hacer coincidir las copas de colores con jarras, vasos, platos, ensaladeras o cubiertos para conseguir uniformidad. Válido para todo tipo de enlaces, incluidos los clásicos o minimalistas.

Si eres de los escépticos o indecisos con esta original idea, te proponemos realizar un ejercicio de imaginación. Basta con visualizar que estáis alzando la copa, es buen momento para recordar una anécdota de los novios o lanzar un mensaje positivo a los asistentes, eso sí, pensando un deseo, para finalizar golpeando brevemente copa con copa y mano a mano. Un gesto bien sencillo pero tan cargado de significado que será imposible dejar pasar la ocasión de que sea algo diferente y original. Y… ¡Qué vivan los novios!

Esperamos que estos consejos os ayuden a elegir las copas de vuestra boda. Para todo lo demás que necesitéis en vuestro banquete de boda podéis contar con nosotros, en el Palacio de la Vega os atenderemos sin compromiso en el teléfono 948 836 052 o en info@restaurantemarisol.com